Plazas por la convivencia 2010

entrenomadas.wordpress.com: Música y Convivencia en el Casco Viejo de Zaragoza

El domingo 11 la Plaza de Santo Domingo acogerá varias actividades interculturales organizadas por la Asociación Lanuza-Casco Viejo

Día: Domingo, 11 de abril.
Hora: de 12 a 14.30.
Lugar: Plaza de Santo Domingo (Zaragoza)

Este domingo, día 11, la Plaza de Santo Domingo se convertirá, de 12 a 14.30, en una plaza para la convivencia con el desarrollo de variadas actividades interculturales (músicas y bailes del mundo, cuentacuentos, muestra de arroces del mundo, charlas…), organizadas por la Asociación de Vecinos Lanuza-Casco Viejo, que servirán de inicio de las Jornadas de Apoyo a los Sinpapeles que tendrán lugar durante toda la semana, coincidiendo con la Cumbre de Ministros de Inmigración de la Unión Europea que se desarrollará en Zaragoza los próximos días 15 y 16 de abril y donde, como viene siendo habitual, se determinarán nuevas políticas restrictivas.

Para la Asociación de Vecinos de Lanuza-Casco Viejo, la  convivencia de las diferentes culturas que pueblan el barrio es un motivo de celebración y de fraternidad, todo lo contrario al espíritu de la Cumbre.  Por eso, se comenzará inaugurando la Plaza con el nombre de “Miradas de todos”. Habrá también actuaciones musicales de la Banda de Música Aljafería, La Milonga del Arrabal (bailes de tango), El Dance del Gancho (folclore popular aragonés) y el grupo senegalés Makumba.

En el intermedio de las actuaciones, la asociación Amasol contará un cuento sobre las familias monomarentales y se impartirá una charla sobre la igualdad.  A continuación, un miembro de la Red de Apoyo a los Sinpapeles declarará la Plaza de Santo Domingo como “Plaza Sin Fronteras”.

Tras las actuaciones, podremos disfrutar de lo que hemos denominado “Arroces del mundo”, con el arroz como alimento sin fronteras que une a gentes de diferentes continentes. Podrán degustarse arroces de cinco países, de cinco culturas, a un precio popular. También se venderán productos típicos de diferentes países y el colectivo árabe montará una tetería. –>más información aquí<–

EL GANCHO, PUERTO VENECIA Y LA POLÍTICA

José Luis Terol. Tratando de ahorrar unos cuantos euros, me disponía hace unos días a pagar con adelanto una multa por aparcamiento en el Cuartel de la Policía Local de la calle Domingo Miral. Me llevé una desagradable sorpresa cuando me indicaron que la gestión no la podía realizar allí porque todo el operativo de multas se había trasladado al nuevo Cuartel que se ubica en el  tercer cinturón, al que sólo podía acceder en coche y no con transporte público o a pié como pretendía.

A la mañana siguiente me desplace con el coche hasta el nuevo Cuartel para dejar resuelta la sanción. Al salir del entorno de éste me ví abocado, sin pretenderlo, hacía el centro comercial Puerto Venecia pasando por las zonas donde contemplé por primera vez que se estaban construyendo cientos de viviendas.

Le puse imagen y perfiles a un entorno que me pareció duro y deshumanizado, como una especie de “anticiudad”. Dentro de la angustia de la que fui presa realicé instintivamente una “escapada hacia delante” y me dirigí a la búsqueda del entorno que está urbanizándose en Arcosur para construir miles y miles de viviendas.

La sensación de desolación se hizo más intensa y comenzaron a asaltarme interrogantes y cuestiones que se dirigían directamente a mi condición de “ciudadano político”: pero ¿en qué manos estamos?; ¿cómo es posible que hayamos consentido este despropósito, esta ruptura de la ciudad, cuando Zaragoza cuenta con decenas de miles de viviendas vacías?; ¿por qué las constructoras están convirtiendo Zaragoza en una ciudad “a la americana”?; ¿quién ordena el territorio en esta ciudad y en esta tierra?; ¿cómo es posible está paradoja insostenible en la ciudad que ha pretendido sentar cátedra de la sostenibilidad mundial?; ¿cuándo se ha producido el debate público a fondo sobre la ciudad que queremos?; ¿cómo no hemos reaccionado antes?; ¿en que estado de “aletargamiento” estamos los ciudadanos?…

Tal vez alguien piense que soy un ciudadano antiguo y desclasado. Vivo en el Gancho, compro en el Mercado Central y en las tiendas del barrio, me gustan mucho más las torres de la Magdalena y San Pablo que la Torre del Agua o el Pabellón Puente, y prefiero el bullicio y los “conflictos” de la ciudad consolidada a la sórdida y sostenible frialdad de los “barrios sobrevenidos”.

No soy persona de nostalgias y lamentos que paralizan. Aunque me siento corresponsable, por inhibición y por inconsciencia, de esta “barbaridad histórica” tiendo a ocuparme del presente y de sus brechas y posibilidades.

Vuelvo así a mi barrio dándole vueltas a la cabeza. Tal vez no resulta fácil retomar protagonismo en este tiempo de desconfianza y desesperanza pero estoy convencido de que “nadie nos va a sacar las castañas del fuego”.

Me convenzo a mi mismo de que merece la pena “construir ciudad” y le veo sentido y perspectiva a las pequeñas cosas que podemos intentar cada día: dialogar todo lo posible en casa, ejercer una vecindad acogedora, informarnos  y formarnos de manera continua y en la medida de nuestras posibilidades, apoyar a los pequeños comerciantes y emprendedores de nuestro entorno, participar en las organizaciones del barrio y de la ciudad que trabajan por el bien común con una mirada global, hablar con nuestro Alcalde y con los políticos para hacer posible que su agenda esté vinculada a nuestros problemas y sueños, limitar nuestro consumo al máximo para compartir con quien lo está pasando peor aquí o en cualquier parte del mundo, no alimentar el pesimismo y la desmovilización, utilizar el transporte público…

Puede resultar extraño o demasiado simple pero no se me ocurre otra forma de hacer política. Tal vez el gran evento que transformará sustancialmente Zaragoza tenga que ver más con una política “cuidadana” (“somos cuidadanos”) que se base en el protagonismo y el cuidado mutuo y cotidiano de los casi setecientos mil vecinos  que en las búsqueda insaciable de nuevos “Dorados” (Las Olimpiadas, la Capitalidad Cultural, Expofloralia, el Campo de fútbol de cinco estrellas….).
¡Es el momento de la Política, de las elecciones decisivas de cada día! ¡Tenemos la palabra!

Impulso para el espacio musical de Las Armas

elperiodicodearagon.com: El proyecto tendrá una ayuda de 800.000 euros del Fondo Estatal 2010.

El proyecto de revitalización urbana y cultural del entorno de Las Armas y Casta Álvarez recibirá el impulso definitivo durante el 2010, gracias a 846.000 euros procedentes del Fondo Estatal para la Sostenibilidad y el Empleo Local. La actuación incluye la apertura de un centro cultural dedicado a la música, 82 viviendas protegidas de alquiler, 9 locales destinados a la producción cultural y una plaza pública. Además, el Ayuntamiento de Zaragoza ha acordado instalar en la misma manzana un centro de emprendedores que funcionará como servicio público de apoyo a las iniciativas emergentes que quieran instalarse en el barrio.

El grueso de la inversión se destinará a la urbanización de la plaza (516.000 euros) y otra parte a la adecuación de los locales (330.000 euros). El edificio de viviendas se encuentra casi terminado y se espera que a lo largo del próximo año se trasladen ya los inquilinos, seleccionados entre los inscritos en la bolsa de alquiler pública (Toc–Toc). Con el centro cultural sucede algo parecido. Solo le faltan algunos detalles para que la estructura esté rematada. Luego tocará dotarlo de mobiliario y programación.

La intervención tiene por objetivo aunar la renovación urbanística con la revitalización económica para devolver a las calles Las Armas, Casta Álvarez, Sacramento y Aguadores el movimiento que tenían tiempos atrás. El hecho de que no exista ni un local abierto en la zona la convierte en un espacio oscuro y sin tránsito. Esto genera «barreras psicológicas», según los responsables del PICH (Plan Integral del Casco Histórico).

EMPRENDER El centro de emprendedores cumplirá una función central en este entramado denominado Calle Las Armas, Calle de la Música, ya que ofrecerá asesoramiento a las propuestas emergentes que decidan instalarse en los locales de la manzana. Se estima que la conversión del edificio en oficinas costará 384.000 euros.

Por otro lado, la adecuación de los locales requiere una inversión de unos 330.000 euros, destinados a apoyar a los futuros usuarios de los locales para que no tengan que afrontar inversiones elevadas en el momento de la apertura. El centro de emprendedores también apoyará a quienes quieran acceder a cualquier otro local de la zona, ya que hará de mediador entre inquilinos y propietarios. La plaza será otro punto neurálgico del equipamiento. Pensado no solo como espacio de encuentro, está previsto que albergue un mercadillo especializado en la música los fines de semana o que sirva de escenario para mostrar las actividades que se desarrollen tanto en la Escuela Municipal de Música como en el centro cultural. La financiación del proyecto se obtendrá, en parte (hasta 846.000 euros), del Fondo Local del 2010, a propuesta de IU, por lo que a finales del año próximo estará acabado.

Los vecinos piden aplicar sin dilación la normativa de solares

elperiodicodearagon.com: La asociación Lanuza propone usos sociales para edificios abandonados

La Asociación de Vecinos Lanuza del Casco Histórico ha censado todos los solares de su barrio desde San Pablo a La Madalena y ha llegado a la conclusión de que es urgente encontrar un uso para los mismos. Su clasificación divide estos espacios abandonados en tres grandes grupos. Para cada uno de ellos proponen soluciones concretas porque «lo que no se puede hacer es dejar que queden sin utilizar y deteriorando la imagen del barrio», indicó el presidente del colectivo vecinal, Javier Rodríguez.

El primer grupo de la clasificación es el que alberga los solares privados, en los cuales, gracias a la actuación de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda, se han producido importantes avances para evitar su degradación. En ellos piden que se aplique con seriedad el registro de solares para evitar situaciones como la que se produce en la zona de Conde Aranda, donde existe un espacio que lleva abandonado más de 20 años. Según la Asociación Lanuza, estas parcelas de los propietarios evitan el cumplimiento de la obligación de construir en dos años «por el sistema de ir presentando sucesivos proyectos».

Su segundo grupo son los solares públicos, en los que han detectado también grandes avances gracias a la actuación de Zaragoza Vivienda, ya que estos «han sido los impulsores del desarrollo del barrio», reconoce.

El tercer grupo de la clasificación son las casas abandonadas, «que a efectos prácticos es lo mismo que si fueran un solar, solo sirven para acumular basura», comenta, Javier Rodríguez. En este sentido, los que más preocupan son los edificios públicos, para los que piden equipamientos sociales y culturales. Uno de ellos es el edificio del cuartel de Sangenis, en la calle Madre Rafols, al que el abandono ha llevado a la degradación e, incluso, un árbol ha brotado en su tejado. Para esta caso, Rodríguez propone crear pisos pequeños para alquilar a estudiantes, en un proyecto que podría asumir tanto la universidad como el ayuntamiento.

Un ejemplo de las situaciones a las que lleva el abandono de estos espacios se encuentra en el paseo María Agustín, en los números 61-63. «Aunque no es una zona del barrio propiamente dicha, su situación es paradigmática», dice. La valla de las obras dificulta el paso por la acera, que ha quedado casi inhabilitada por la reciente construcción del carril bici. «En muchas ocasiones hemos denunciado esta situación, pero se repite con diferentes formas en todo el Casco Histórico», lamenta Rodríguez.

Exigimos aplicar la normativa de solares

La asociación Lanuza propone usos sociales para edificios abandonados.

La Asociación de Vecinos Lanuza del Casco Histórico ha censado todos los solares de su barrio desde San Pablo a La Madalena y ha llegado a la conclusión de que es urgente encontrar un uso para los mismos. Su clasificación divide estos espacios abandonados en tres grandes grupos. Para cada uno de ellos proponen soluciones concretas porque «lo que no se puede hacer es dejar que queden sin utilizar y deteriorando la imagen del barrio» …  –>más aquí<–

Las asignaturas pendientes

elperiodicodearagon.com: Las entidades vecinales reclaman al equipo de gobierno PSOE-PAR respuestas para los problemas de movilidad que sufre la ciudad y que desatasque los proyectos de equipamientos que siguen parados.

Las asociaciones vecinales de Zaragoza consideran, con matices en cada una de ellas, que los problemas de movilidad y la congelación o el aplazamiento de proyectos urbanísticos y de la dotación de algunos equipamientos son los principales aspectos que presenta el debe del equipo de gobierno municipal que lidera Juan Alberto Belloch. Mientras, el Casco Histórico centra su reclamación en las políticas sociales.

Por el contrario, los resultados de las inversiones del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) cosechan las mejores valoraciones, aunque las alabanzas también presentan grados diferenciados en función del distrito en el que se analicen.

Por su parte, las federaciones vecinales llaman la atención sobre la indeficición que sigue caracterizando algunos proyectos como el futuro campo de fútbol municipal o la agrupación, o no, de las sedes judiciales en los edificios del meandro de Ranillas.

ACTUR REY FERNANDO: Esta asociación de vecinos reclama al ayuntamiento que ponga en marcha proyectos paralizados en el barrio, como el centro cívico de la zona sur o la búsqueda de una ubicación concreta para una futura escuela infantil. Según indicó su presidente, Jesús Calvo, el solar en el que se iba a construir el centro escolar, acogerá finalmente la sede de la Escuela Oficial de Idiomas. Calvo también anotó que las obras realizadas en el distrito por los trabajos del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) «no han ayudado tanto como se esperaba. De hecho, algunos proyectos no se han ajustado a lo que los vecinos esperaban».

ARRABAL: El barrio exige avanzar para mejorar la movilidad tras encontrarse con las mismas líneas de transporte urbano tras un notable aumento de población. Ese es uno de los cambios que reclama la asociación de vecinos. Su presidente, Rafael Tejedor, explicó que el distrito necesita avanzar «para mejorar los servicios y la movilidad». Afirmó que el ayuntamiento debería especificar qué planes maneja en este campo «cuanto antes, sobre todo en lo referente al tranvía». Tejedor destacó la paciencia que han tenido los vecinos con las obras del FEIL, cuyo resultado es «muy beneficioso para el barrio».

CASCO VIEJO: No todos los barrios tienen las mismas necesidades, y prueba de ello es el Casco Histórico, el presidente de cuya asociación de vecinos, Javier Rodríguez, sostiene que este distrito «tiene unas características especiales y la inversión en la situación social es más importante que las reformas». La exclusión social o la falta de comercio en las calles «son problemas que también debería tener en cuenta el ayuntamiento, y más en tiempos de crisis». De todas formas, las obras de mejora en calles del Casco Histórico también son bien recibidas por los habitantes del barrio.

CASETAS: Los vecinos valoran de forma positiva las inversiones realizadas este año en el barrio, en el que se han adecentado zonas como el paseo Ciudadano, se han mejorado los colegios públicos y se han realizado obras en el paso a nivel del tren. La principal reclamación del distrito es el acondicionamiento de algunas infraestructuras como el pabellón deportivo. El presidente de la asociación vecinal, Juan Antonio Cabrejas, explicó que el colegio público precisa la instalación de un aislamiento y apuntó la posibilidad de poner hierba artificial en el campo de fútbol como medida de ahorro.

DELICIAS: Los vecinos reclaman al ayuntamiento zaragozano la puesta en funcionamiento del centro deportivo de las esquinas del Psiquiátrico. El presidente de su asociación, José Luis Zúñiga, explicó que los habitantes no entienden por qué sigue cerrado cuando las obras del edificio finalizaron hace un año. Por otro lado, Zúñiga destaca como positivas las obras ejecutadas con el Plan E, algunas de las cuales eran reclamadas desde hace años. La asociación espera que los meses que han durado los trabajos realizados en la avenida de Madrid sirvan para que los reventones de tuberías y los cortes de tráfico tarden en regresar.

LAS FUENTES: Que se tenga en cuenta la opinión vecinal para trazar planes es la principal reivindicación de la asociación de vecinos de Las Fuentes, cuyos responsables sostienen que los habitantes del distrito son una pieza clave que debería ser tenida en cuenta a la hora de planificar la movilidad por obras. Su presidenta, Nieves Boj, afirmó que «ellos son los que mejor conocen sus necesidades y los planes no siempre se adaptan a los vecinos, especialmente a comerciantes, ancianos o personas con movilidad reducida». Las Fuentes solicita la finalización del Corredor Verde, además de la revitalización de zonas deterioradas.

SAN JOSÉ: La asociación de vecinos considera que el consistorio no ha hecho inversiones relevantes para los 70.000 habitantes del barrio y reclama un aumento de los recursos económicos destinados a la rehabilitación de viviendas y edificios envejecidos. Su presidenta, Isabel Aína considera prioritario prolongar la avenida Tenor Fleta para conectar con el tercer cinturón con el objetivo de reducir la intensidad del tráfico en el camino Miraflores.

VALDESPARTERA: La asociación vecinal reclama más equipamientos para atender el progresivo aumento de población. Su presidente, Alfonso Hermosilla, destacó la afección que generan en el barrio las obras del tranvía. «Al final el distrito saldrá recompensado, pero mientras llega el momento, el ayuntamiento debería buscar soluciones eficientes», dijo.

FABZ: La Federación de Asociaciones de Vecinos y Barrios de Zaragoza valora negativamente la gestión del equipo de gobierno PSOE-PAR en aspectos como el recurso a la recalificación de suelo como medio para obtener recursos con los que financiar inversiones, la propuesta de privatizar la gestión de los equipamientos deportivos, el espíritu castigador de la ordenanza cívica o las dificultades para conocer el estado de ejecución del presupuesto. Por el contrario, consideran positiva la actuación de la coalición en materia de movilidad, en la que destacan la ampliación de la red de carril-bici, el inicio de las obras del tranvía o el acuerdo para financiar la construcción de la estación de Goya.

UNIÓN: La Unión Vecinal Cesaraugusta cree que el ayuntamiento no debería desperdiciar los edificios vacíos de la ciudad. Su presidente, Manuel Ortiz, propone recuperar «los locales de policía vacíos» y que los juzgados no pueden ir a Ranillas «mientras haya huecos en el centro». También ve «abandonados» proyectos de equipamientos en algunos distritos y reclama información sobre el futuro campo de fútbol.

Los arquitectos apuestan por calles peatonales para el 2016

elperiodicodearagon.com: Un estudio plantea convenios con el Ministerio de Defensa para activar Capitanía.

La propuesta de rediseño del Casco Histórico que ha elaborado el equipo de arquitectura Trama Arquitectura y Urbanismo, para convertir la zona vieja en uno de los principales atractivos de la candidatura a la Capitalidad Cultural Europea 2016, prevé la peatonalización generalizada de la zona. Este grupo de arquitectos ha sido seleccionado de entre las siete ofertas recibidas por el Ayuntamiento de Zaragoza, en virtud a un primer boceto presentado que deberá ahora desarrollarse en un plazo de tres meses.

Entre las ideas de Trama Arquitectura y Urbanismo se encuentra como objetivo general reducir significativamente el tráfico privado del centro histórico (tanto el Casco como el entorno de Los Sitios), reforzar su carácter residencial y también reactivar edificios catalogados que ahora no son focos de atracción para los ciudadanos, como por el ejemplo el de Capitanía General de la plaza Paraíso o cualquiera de las iglesias distribuidas por San Pablo y el sector de Don Jaime I. Para lograr este objetivo, los arquitectos proponen la firma de convenios con el Ministerio de Defensa y con el Arzobispado de Zaragoza, algo en lo que el ayuntamiento ya ha intentado trabajar en diversas ocasiones pero que nunca ha fructificado.

Otra de las propuestas estrella consiste en convertir el cuartel de Pontoneros en un gran centro cultural (con el nombre de Palafox), siguiendo el estilo de la Casa Encendida de Madrid, donde en un día ordinario puede disfrutarse de exposiciones, conferencias, pequeños conciertos o programación relacionada tanto con arte como con medio ambiente, tecnologías o iniciativas solidarias. Con este equipamiento se lograría por un lado frenar la degradación de la zona atrayendo a público joven e inquieto de todos los puntos de la ciudad (como sucede con el Centro de Historia en la Magdalena) y, por otro lado, ofrecer un espacio de vanguardia.

Para el Centro de Historia también se contemplan algunos cambios, como eliminar definitivamente la nomenclatura «de historia» para convertirlo en un centro cultural abierto a todo tipo de iniciativas. Se plantea ampliar el espacio, incorporando los edificios anejos (algo que los colectivos vecinales demandan hace años).

Por último, se propone también una serie de actividades para dinamizar distintas plazas: ferias de libros, música o escultura; mercadillos ecológicos o de productos de comercio justo; desfiles de moda… Son ideas que ahora deben desarrollar.

PSOE e IU escenifican una nueva etapa para el distrito

elperiodicodearagon.com:Belloch dice que invierte 60 millones, lo mismo que recibía la ciudad en el 2003.

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, presumió ayer de que al Casco Histórico de la ciudad se han dedicado este año 60 millones de euros, la misma cuantía que dedicaba el consistorio en el 2003 para inversiones en toda la ciudad.

El primer edil socialista escenificó ayer junto al nuevo responsable del Plan Integral del Casco Histórico, el concejal de IU, José Manuel Alonso, el inicio de una nueva etapa para el distrito que vendrá acompañada de más inversión el próximo año.

Belloch recordó que toda esta inversión (en la que se incluyen las partidas del Fondo Estatal de Inversión Local, las de la sociedad Zaragoza Vivienda y las del presupuesto ordinario) se traduce en actuaciones de todo tipo y aspectos sociales.

Entre otras, la remodelación de la calle Boggiero, entre el paseo María Agustín y la calle Santa Inés. Fue este el punto de partida de una exhaustiva visita al barrio. La reforma de este vial terminó a finales del pasado verano y costó 693.338 euros. Concretamente, se renovaron tuberías, el alumbrado público y las aceras, en las que se plantaron 54 moreras en sus correspondientes alcorques dotados de riego por goteo.

En la misma zona, el alcalde y Alonso visitaron los trabajos que se están desarrollando en la calle Santa Inés. La reforma se ha realizado siguiendo los criterios del equipo de gobierno de repartir equitativamente, en la medida de lo posible, el espacio dedicado al peatón y al tráfico rodado, de modo que casi 1.500 metros de la superficie de la calle se dedicarán a aceras y zonas peatonales, y poco más de 2.000 metros cuadrados a pavimentos de calzada y estacionamiento.

A lo largo de este año, entre las actuaciones estrictamente municipales y las que se llevan a cabo a través del Fondo Estatal de Inversión Local, en el Casco Histórico se ha intervenido en 16 calles y plazas, con una inversión total de 10,5 millones de euros.

Asimismo, se está desarrollando el programa Esto no es un solar, con el que se están acondicionando una treintena de parcelas que hasta hace unos meses solo acumulaban malas hierbas y basura.

OFICINA NUEVA La gestión del Plan Integral del Casco Histórico se desarrollará desde una oficina situada en el teatro Romano. De ella, el concejal José Manuel Alonso dijo estar convencido de que permitirá llevar a «pie de calle» el PICH.

Alonso subrayó que el esfuerzo inversor que se está desarrollando permitirá desarrollar un cambio importante de los espacios y del diseño de las calles. Tras detallar que el 90% de las inversiones destinadas al Casco se han ido siempre «al ladrillo» y el otro 10% a aspectos culturales y sociales, el concejal de IU afirmó que su objetivo será reforzar estas últimas.

Así, se decantó por utilizar el tejido social del barrio (al que tildó de excelente) al apreciar que hay un importante red de asociaciones que tienen ganas de implicarse y comenzar a actuar.

«No tenemos mucho tiempo para dar otro sesgo a las actuaciones en el barrio, esta vez marcadas por el punto de vista social», sostuvo.

Los retos pendientes del Plan Integral

elperiodicodearagon.com: La dinamización de San Pablo, el apoyo al tejido social, los solares y la limpieza.

Traspasado ya el ecuador de la legislatura, el alcalde Juan Alberto Belloch tendrá que pisar el acelerador si quiere que al Plan Integral del Casco Histórico se le quite la etiqueta de «paralizado». Ha dado un primer paso, destituyendo a su concejal Laureano Garín de Planes Integrales y delegando en el presidente de la junta de distrito, el concejal de IU, Jose Manuel Alonso. Este deberá agilizar intervenciones y decisiones.

1. Solares vacíos y edificios abandonados

Son múltiples las causas que influyen en la degradación de una zona, pero entre ellas destaca la existencia de solares vacíos. Se calcula que en el Casco Histórico existen alrededor de 200 parcelas sin edificar, algunas de ellas de amplia magnitud y situadas en lugares estratégicos, como por ejemplo la parcela de unos 500 metros cuadrados ubicados entre las calles Libertad, Estébanes y Cuatro de Agosto. Uno de los retos es garantizar que una vez transcurridos dos años sin edificar, el consistorio pueda expropiarlos y presionar así a los propietarios.

Asimismo, los focos oscuros que se genera en torno a edificios abandonados, como por el antiguo cuartel de Pontoneros, también contribuyen al deterioro.

2. Dinamización del comercio y nuevas ideas

Sin pequeño comercio y actividad empresarial no hay vida en un barrio. De ahí que San Pablo necesite la aplicación de los proyectos de dinamización comercial previstos. El centro cultural dedicado a la música de Las Armas, junto con los locales a bajo precio de alrededor, será un buen revulsivo, pero no suficiente como para irradiar energía a un barrio en el que siguen predominando los locales vacíos (municipales y privados). Los colectivos sociales han realizado propuestas, desde la implantación de oficinas para jóvenes emprendedores a la especialización de la zona (mercado de flores, de oficios antiguos…), pero ninguna de estas ideas se ha puesto en funcionamiento pese a que programas como el de música en las plazas han registrado un éxito rotundo.

3. Apuesta por la política social y laboral para evitar guetos

En el Casco Histórico confluyen un elevado porcentaje de población envejecida y también inmigrante, que en numerosas ocasiones habitan viviendas que no cumplen con las condiciones mínimas de habitabilidad. Carecen de ascensores y de adecuados aislamientos, presentan daños o carecen de espacios de ventilación. Rehabilitarlos cuesta dinero y, aunque el Ayuntamiento de Zaragoza dispone de partidas para intervenciones de emergencia y de subvenciones directas, el ritmo de recuperación de las viviendas es más lento del esperado.

Esto, unido a la existencia de personas con problemas de inserción crónicos y víctimas de abandonos (de mayores), obliga a los trabajadores sociales a realizar seguimientos exhaustivos.

4. Problemas de convivencia por culpa de la limpieza

La limpieza pública sigue siendo uno de los problemas centrales del Casco Viejo, sobre todo, en el entramado de calles estrechas de San Pablo o La Magdalena. El pasado año se impulsó una campaña de concienciación de los nuevos vecinos para que se habituasen a los horarios de recogida de basura y evitasen los vertidos a la vía pública y a los solares (bajo la amenaza de sanción policial), pero todavía queda mucho que hacer. La implantación de contenedores subterráneos de basura para aquellos tramos de calle inaccesibles para el camión de FCC contribuirá a resolver el problema, pero de poco sirve si la gente continúa tirando la basura por la ventana o a solares vacíos.

5. Impulso económico y político para cumplir los compromisos

Los dos ingredientes necesarios para cumplir con todos y cada uno de los compromisos que aparecen reflejados en el PICH son partidas económicas en los presupuestos del ayuntamiento y voluntad política para tomar decisiones y desarrollar obras y programas sociales.

Durante la pasada legislatura, el plan del Casco Histórico durmió el sueño de los justos, limitándose a mantener las partidas de colaboración con los colectivos sociales del barrio. En este ejercicio, el distrito sí ha recibido una fuerte inyección económica, pero habrá que ver si se repite en los años sucesivos y, lo más importante, si se materializa en ideas que se lleven a la práctica y reviertan en la revitalización del barrio y en la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.