Los arquitectos apuestan por calles peatonales para el 2016

elperiodicodearagon.com: Un estudio plantea convenios con el Ministerio de Defensa para activar Capitanía.

La propuesta de rediseño del Casco Histórico que ha elaborado el equipo de arquitectura Trama Arquitectura y Urbanismo, para convertir la zona vieja en uno de los principales atractivos de la candidatura a la Capitalidad Cultural Europea 2016, prevé la peatonalización generalizada de la zona. Este grupo de arquitectos ha sido seleccionado de entre las siete ofertas recibidas por el Ayuntamiento de Zaragoza, en virtud a un primer boceto presentado que deberá ahora desarrollarse en un plazo de tres meses.

Entre las ideas de Trama Arquitectura y Urbanismo se encuentra como objetivo general reducir significativamente el tráfico privado del centro histórico (tanto el Casco como el entorno de Los Sitios), reforzar su carácter residencial y también reactivar edificios catalogados que ahora no son focos de atracción para los ciudadanos, como por el ejemplo el de Capitanía General de la plaza Paraíso o cualquiera de las iglesias distribuidas por San Pablo y el sector de Don Jaime I. Para lograr este objetivo, los arquitectos proponen la firma de convenios con el Ministerio de Defensa y con el Arzobispado de Zaragoza, algo en lo que el ayuntamiento ya ha intentado trabajar en diversas ocasiones pero que nunca ha fructificado.

Otra de las propuestas estrella consiste en convertir el cuartel de Pontoneros en un gran centro cultural (con el nombre de Palafox), siguiendo el estilo de la Casa Encendida de Madrid, donde en un día ordinario puede disfrutarse de exposiciones, conferencias, pequeños conciertos o programación relacionada tanto con arte como con medio ambiente, tecnologías o iniciativas solidarias. Con este equipamiento se lograría por un lado frenar la degradación de la zona atrayendo a público joven e inquieto de todos los puntos de la ciudad (como sucede con el Centro de Historia en la Magdalena) y, por otro lado, ofrecer un espacio de vanguardia.

Para el Centro de Historia también se contemplan algunos cambios, como eliminar definitivamente la nomenclatura «de historia» para convertirlo en un centro cultural abierto a todo tipo de iniciativas. Se plantea ampliar el espacio, incorporando los edificios anejos (algo que los colectivos vecinales demandan hace años).

Por último, se propone también una serie de actividades para dinamizar distintas plazas: ferias de libros, música o escultura; mercadillos ecológicos o de productos de comercio justo; desfiles de moda… Son ideas que ahora deben desarrollar.