La asociación Calle y Libertad advierte de 62 puntos conflictivos

elperiodicodearagon.com: Un exhaustivo informe destaca el elevado número de edificios vacíos.Ninguna de las cuatro obras previstas en solares públicos está concluida.

La Magdalena necesita atención y ya. Según un exhaustivo informe a pie de calle realizado por los miembros de la Asociación de Vecinos Calle y Libertad de los 51 focos de degradación urbanística localizados el pasado año se han contabilizado ahora once más, la mayor parte concentrados entre las calles Coso, Arcadas, Barrioverde y San Agustín.

El informe, al que ha tenido acceso este diario, fija fundamentalmente en dos factores las causas de ese deterioro. Por un lado, la continuidad de solares vacíos y, por otro, la proliferación de edificios deshabitados tanto de obra nueva como antigua.

Para ilustrar este fenómeno, el colectivo vecinal recuerda que de las cuatro parcelas de titularidad municipal para equipamientos que existen en La Magdalena, ninguna está hoy edificada pese a que tanto en el plan integral de 1997 como en el redactado en el 2005 se preveía su construcción. En algunos casos, ni si quiera han comenzado las obras.

«Se trata de la plaza pública en la confluencia de las calles Alcober y Olleta, prevista en el plan del año 1997. Al parecer, este proyecto ha sido reconvertido en viviendas de protección oficial y equipamientos públicos. Existen terrenos, municipales o no, de sobra para edificar este tipo de viviendas, tanto en el Casco Viejo como fuera de él, pero no es de recibo que un buen plan de esponjamiento para un barrio especialmente abigarrado sea sustituido por otro que agrava esta situación», lamenta el colectivo en su informe.

BLOQUES VACÍOS Otro de los problemas denunciados en el análisis realizado por la asociación Calle y Libertad es la proliferación de edificios vacíos, con el consiguiente riesgo de que se produzcan incendios en el interior, como los registrados en una casa abandonada de la calle Alcober y en otra ocupada en el callejón de La Estrella, más recientemente.

«En algunos inmuebles, esta situación se puede repetir en cualquier momento, pues su estado es más o menos similar. Para hacer frente a estos problemas, el consistorio se limita a extender precinto policial o vallar estos espacios para ocultar su estado a vecindario y visitantes. Y los propietarios en la mayoría de los casos se limitan a tapiar puertas y ventanas y, como mucho, a mejorar el aspecto exterior de los inmuebles», argumentan desde el colectivo de La Magdalena.

Estas conclusiones se presentarán el miércoles en unas jornadas sobre limpieza y solares en el Casco.

INCIDENCIA SOCIOESPACIAL DEL MOVIMIENTO OKUPA EN LA CIUDAD DE ZARAGOZA DESDE FINALES DE LOS OCHENTA

Scripta Nova

REVISTA ELECTRÓNICA DE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES
Universidad de Barcelona. ISSN: 1138-9788. Depósito Legal: B. 21.741-98
Vol. VII, núm. 146(107), 1 de agosto de 2003

Jorge Dieste Hernández
Ángel Pueyo Campos
Universidad de Zaragoza
Incidencia socioespacial del movimiento okupa en la ciudad de Zaragoza desde finales de los ochenta (Resumen)

El estudio del movimiento de okupación de viviendas en Zaragoza a través de sus formas de actuación y organización de los espacios okupados y autogestionados, constata la existencia de unos determinados cinturones asimétricos de especulación urbanística en torno al espacio central de la ciudad consolidada, desplazando al movimiento de okupación de viviendas hacia la última orla de especulación urbana en la ciudad de Zaragoza: Un ejemplo más de cómo la especulación inmobiliaria genera actuaciones socioespaciales no deseadas por la ciudadanía.

okupación de viviendas – especulación urbana – cinturones de especulación Continuar leyendo «INCIDENCIA SOCIOESPACIAL DEL MOVIMIENTO OKUPA EN LA CIUDAD DE ZARAGOZA DESDE FINALES DE LOS OCHENTA»

Desalojo de vecin@s de la calle San Agustín

23 de noviembre: Desalojo de vecin@s de la calle San Agustín.
Cinco personas, residentes en el número 27 de la calle San Agustín, en el
barrio de La Madalena de Zaragoza, fueron desalojadas por la Policía
Municipal tras ser declarado en ruina económica todo el edificio. Tres de
las personas vivían ocupando uno de los pisos y en la buhardilla vivía la
joven pareja compuesta por Óscar e Isabel, que siendo propietari@s de la
misma se encontraron con una orden de desalojo que no esperaban durante el
fin de semana y están siendo obligad@s a dormir en una pensión hasta que se
les asigne un piso del Ayuntamiento. Óscar e Isabel denunciaron ante la
prensa el hecho de que habían comprado la vivienda por tres millones de
pesetas y que aún estaban pagando la hipoteca de la misma y acusaron a la
propietaria del resto de los pisos de la casa de haber provocado la
situación con el fin de especular. La especuladora, a la vez que
propietaria del resto de los pisos de ese edificio, lo es también de todo
el número 29 y de parte del 31, y presumiblemente presentó un expediente de
ruina económica firmado por un arquitecto, que afirmaba que el coste de los
arreglos del edificio era superior al 50% del valor del mismo. Ese informe,
sin embargo, ha sido rebatido por miembros de Arquitect@s Sin Fronteras,
que visitaron la casa y aseguraron que el inmueble no sufría peligro
inminente de ruina, afirmando que las grietas se habían producido por las
filtraciones procedentes del solar donde se ubicaba el derribado colegio de
San Agustín, cuya okupación y posterior desalojo hace dos años estuvo
rodeada de polémica. El Ayuntamiento hizo dejación de funciones y no reparó
las filtraciones, a pesar de ser de su competencia. La pareja desalojada es
apoyada por la Asociación de Vecin@s Lanuza-Casco Viejo, quien denuncia la
impasibilidad municipal ante las reclamaciones para que se arreglaran las
filtraciones que se han utilizado como excusa para ponerles en la calle y
la actuación de l@s propietari@s de los edificios en el Casco Viejo, que
muchas veces causan daños intencionados en sus inmuebles para facilitar la
ruina. Así mismo, se han tenido noticias del desalojo de una familia en el
número 31 de la calle San Agustín, por no pagar el alquiler, dentro de la
dinámica de desalojos que comenzó con el desahucio del número 3 de esa
misma calle hace unos meses. Aragón-Info, Heraldo de Aragón y El Periódico
de Aragón.