Desalojo de vecin@s de la calle San Agustín

23 de noviembre: Desalojo de vecin@s de la calle San Agustín.
Cinco personas, residentes en el número 27 de la calle San Agustín, en el
barrio de La Madalena de Zaragoza, fueron desalojadas por la Policía
Municipal tras ser declarado en ruina económica todo el edificio. Tres de
las personas vivían ocupando uno de los pisos y en la buhardilla vivía la
joven pareja compuesta por Óscar e Isabel, que siendo propietari@s de la
misma se encontraron con una orden de desalojo que no esperaban durante el
fin de semana y están siendo obligad@s a dormir en una pensión hasta que se
les asigne un piso del Ayuntamiento. Óscar e Isabel denunciaron ante la
prensa el hecho de que habían comprado la vivienda por tres millones de
pesetas y que aún estaban pagando la hipoteca de la misma y acusaron a la
propietaria del resto de los pisos de la casa de haber provocado la
situación con el fin de especular. La especuladora, a la vez que
propietaria del resto de los pisos de ese edificio, lo es también de todo
el número 29 y de parte del 31, y presumiblemente presentó un expediente de
ruina económica firmado por un arquitecto, que afirmaba que el coste de los
arreglos del edificio era superior al 50% del valor del mismo. Ese informe,
sin embargo, ha sido rebatido por miembros de Arquitect@s Sin Fronteras,
que visitaron la casa y aseguraron que el inmueble no sufría peligro
inminente de ruina, afirmando que las grietas se habían producido por las
filtraciones procedentes del solar donde se ubicaba el derribado colegio de
San Agustín, cuya okupación y posterior desalojo hace dos años estuvo
rodeada de polémica. El Ayuntamiento hizo dejación de funciones y no reparó
las filtraciones, a pesar de ser de su competencia. La pareja desalojada es
apoyada por la Asociación de Vecin@s Lanuza-Casco Viejo, quien denuncia la
impasibilidad municipal ante las reclamaciones para que se arreglaran las
filtraciones que se han utilizado como excusa para ponerles en la calle y
la actuación de l@s propietari@s de los edificios en el Casco Viejo, que
muchas veces causan daños intencionados en sus inmuebles para facilitar la
ruina. Así mismo, se han tenido noticias del desalojo de una familia en el
número 31 de la calle San Agustín, por no pagar el alquiler, dentro de la
dinámica de desalojos que comenzó con el desahucio del número 3 de esa
misma calle hace unos meses. Aragón-Info, Heraldo de Aragón y El Periódico
de Aragón.