Ideas para los edificios públicos sin uso

Escuela de Artes (plaza de los Sitios). La Escuela se trasladó al Actur en 2009 y el edificio no tiene ningún uso. Está prevista la construcción del Espacio Goya, pero el proyecto está parado y sin plazos concretos. Piden usar el espacio para actividades
Escuela de Artes (plaza de los Sitios). La Escuela se trasladó al Actur en 2009 y el edificio no tiene ningún uso. Está prevista la construcción del Espacio Goya, pero el proyecto está parado y sin plazos concretos. Piden usar el espacio para actividades

heraldo.es:

En el Casco Histórico se acumulan los proyectos (encabezados, ahora, por el proyecto de Capitalidad Cultural para 2016) y se concentran los edificios de mayor valor histórico-artístico de la ciudad. La asociación de vecinos Lanuza-Casco Histórico denuncia que hay muchos planes fallidos, inversiones a medias y edificios abandonados.

«En el barrio tenemos la mayoría de los edificios públicos abandonados de la ciudad. Hay muchos inmuebles que se podrían aprovechar para usos sociales y culturales. Somos realistas, sabemos que no es momento para grandes inversiones. Proponemos ideas de bajo coste y mucha utilidad social», afirma Javier Rodríguez, presidente de la asociación vecinal. Algunas de estas ideas ya las han presentado ante el Ayuntamiento o la DGA, pero la Administración no ha dado ningún paso. Continuar leyendo «Ideas para los edificios públicos sin uso»

Declaración “Barrios x el Tranvía”

Declaración “Barrios x el Tranvía”
Por la construcción de la segunda línea de la Red de
Tranvía de Zaragoza

Abril 2010
La implantación del tranvía en nuestra ciudad constituye un proyecto para
conseguir una ciudad más sostenible, ya que supone un modo de transporte
menos contaminante, más silencioso, rápido y accesible para personas
mayores y con movilidad reducida. Es un transporte con una tecnología muy
desarrollada que capta usuarios del vehículo privado y, en términos de
movilidad, rentabiliza mejor que ningún otro el espacio que ocupa.

Continuar leyendo «Declaración “Barrios x el Tranvía”»

EL GANCHO, PUERTO VENECIA Y LA POLÍTICA

José Luis Terol. Tratando de ahorrar unos cuantos euros, me disponía hace unos días a pagar con adelanto una multa por aparcamiento en el Cuartel de la Policía Local de la calle Domingo Miral. Me llevé una desagradable sorpresa cuando me indicaron que la gestión no la podía realizar allí porque todo el operativo de multas se había trasladado al nuevo Cuartel que se ubica en el  tercer cinturón, al que sólo podía acceder en coche y no con transporte público o a pié como pretendía.

A la mañana siguiente me desplace con el coche hasta el nuevo Cuartel para dejar resuelta la sanción. Al salir del entorno de éste me ví abocado, sin pretenderlo, hacía el centro comercial Puerto Venecia pasando por las zonas donde contemplé por primera vez que se estaban construyendo cientos de viviendas.

Le puse imagen y perfiles a un entorno que me pareció duro y deshumanizado, como una especie de “anticiudad”. Dentro de la angustia de la que fui presa realicé instintivamente una “escapada hacia delante” y me dirigí a la búsqueda del entorno que está urbanizándose en Arcosur para construir miles y miles de viviendas.

La sensación de desolación se hizo más intensa y comenzaron a asaltarme interrogantes y cuestiones que se dirigían directamente a mi condición de “ciudadano político”: pero ¿en qué manos estamos?; ¿cómo es posible que hayamos consentido este despropósito, esta ruptura de la ciudad, cuando Zaragoza cuenta con decenas de miles de viviendas vacías?; ¿por qué las constructoras están convirtiendo Zaragoza en una ciudad “a la americana”?; ¿quién ordena el territorio en esta ciudad y en esta tierra?; ¿cómo es posible está paradoja insostenible en la ciudad que ha pretendido sentar cátedra de la sostenibilidad mundial?; ¿cuándo se ha producido el debate público a fondo sobre la ciudad que queremos?; ¿cómo no hemos reaccionado antes?; ¿en que estado de “aletargamiento” estamos los ciudadanos?…

Tal vez alguien piense que soy un ciudadano antiguo y desclasado. Vivo en el Gancho, compro en el Mercado Central y en las tiendas del barrio, me gustan mucho más las torres de la Magdalena y San Pablo que la Torre del Agua o el Pabellón Puente, y prefiero el bullicio y los “conflictos” de la ciudad consolidada a la sórdida y sostenible frialdad de los “barrios sobrevenidos”.

No soy persona de nostalgias y lamentos que paralizan. Aunque me siento corresponsable, por inhibición y por inconsciencia, de esta “barbaridad histórica” tiendo a ocuparme del presente y de sus brechas y posibilidades.

Vuelvo así a mi barrio dándole vueltas a la cabeza. Tal vez no resulta fácil retomar protagonismo en este tiempo de desconfianza y desesperanza pero estoy convencido de que “nadie nos va a sacar las castañas del fuego”.

Me convenzo a mi mismo de que merece la pena “construir ciudad” y le veo sentido y perspectiva a las pequeñas cosas que podemos intentar cada día: dialogar todo lo posible en casa, ejercer una vecindad acogedora, informarnos  y formarnos de manera continua y en la medida de nuestras posibilidades, apoyar a los pequeños comerciantes y emprendedores de nuestro entorno, participar en las organizaciones del barrio y de la ciudad que trabajan por el bien común con una mirada global, hablar con nuestro Alcalde y con los políticos para hacer posible que su agenda esté vinculada a nuestros problemas y sueños, limitar nuestro consumo al máximo para compartir con quien lo está pasando peor aquí o en cualquier parte del mundo, no alimentar el pesimismo y la desmovilización, utilizar el transporte público…

Puede resultar extraño o demasiado simple pero no se me ocurre otra forma de hacer política. Tal vez el gran evento que transformará sustancialmente Zaragoza tenga que ver más con una política “cuidadana” (“somos cuidadanos”) que se base en el protagonismo y el cuidado mutuo y cotidiano de los casi setecientos mil vecinos  que en las búsqueda insaciable de nuevos “Dorados” (Las Olimpiadas, la Capitalidad Cultural, Expofloralia, el Campo de fútbol de cinco estrellas….).
¡Es el momento de la Política, de las elecciones decisivas de cada día! ¡Tenemos la palabra!

Los vecinos piden aplicar sin dilación la normativa de solares

elperiodicodearagon.com: La asociación Lanuza propone usos sociales para edificios abandonados

La Asociación de Vecinos Lanuza del Casco Histórico ha censado todos los solares de su barrio desde San Pablo a La Madalena y ha llegado a la conclusión de que es urgente encontrar un uso para los mismos. Su clasificación divide estos espacios abandonados en tres grandes grupos. Para cada uno de ellos proponen soluciones concretas porque «lo que no se puede hacer es dejar que queden sin utilizar y deteriorando la imagen del barrio», indicó el presidente del colectivo vecinal, Javier Rodríguez.

El primer grupo de la clasificación es el que alberga los solares privados, en los cuales, gracias a la actuación de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda, se han producido importantes avances para evitar su degradación. En ellos piden que se aplique con seriedad el registro de solares para evitar situaciones como la que se produce en la zona de Conde Aranda, donde existe un espacio que lleva abandonado más de 20 años. Según la Asociación Lanuza, estas parcelas de los propietarios evitan el cumplimiento de la obligación de construir en dos años «por el sistema de ir presentando sucesivos proyectos».

Su segundo grupo son los solares públicos, en los que han detectado también grandes avances gracias a la actuación de Zaragoza Vivienda, ya que estos «han sido los impulsores del desarrollo del barrio», reconoce.

El tercer grupo de la clasificación son las casas abandonadas, «que a efectos prácticos es lo mismo que si fueran un solar, solo sirven para acumular basura», comenta, Javier Rodríguez. En este sentido, los que más preocupan son los edificios públicos, para los que piden equipamientos sociales y culturales. Uno de ellos es el edificio del cuartel de Sangenis, en la calle Madre Rafols, al que el abandono ha llevado a la degradación e, incluso, un árbol ha brotado en su tejado. Para esta caso, Rodríguez propone crear pisos pequeños para alquilar a estudiantes, en un proyecto que podría asumir tanto la universidad como el ayuntamiento.

Un ejemplo de las situaciones a las que lleva el abandono de estos espacios se encuentra en el paseo María Agustín, en los números 61-63. «Aunque no es una zona del barrio propiamente dicha, su situación es paradigmática», dice. La valla de las obras dificulta el paso por la acera, que ha quedado casi inhabilitada por la reciente construcción del carril bici. «En muchas ocasiones hemos denunciado esta situación, pero se repite con diferentes formas en todo el Casco Histórico», lamenta Rodríguez.

Las asignaturas pendientes

elperiodicodearagon.com: Las entidades vecinales reclaman al equipo de gobierno PSOE-PAR respuestas para los problemas de movilidad que sufre la ciudad y que desatasque los proyectos de equipamientos que siguen parados.

Las asociaciones vecinales de Zaragoza consideran, con matices en cada una de ellas, que los problemas de movilidad y la congelación o el aplazamiento de proyectos urbanísticos y de la dotación de algunos equipamientos son los principales aspectos que presenta el debe del equipo de gobierno municipal que lidera Juan Alberto Belloch. Mientras, el Casco Histórico centra su reclamación en las políticas sociales.

Por el contrario, los resultados de las inversiones del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) cosechan las mejores valoraciones, aunque las alabanzas también presentan grados diferenciados en función del distrito en el que se analicen.

Por su parte, las federaciones vecinales llaman la atención sobre la indeficición que sigue caracterizando algunos proyectos como el futuro campo de fútbol municipal o la agrupación, o no, de las sedes judiciales en los edificios del meandro de Ranillas.

ACTUR REY FERNANDO: Esta asociación de vecinos reclama al ayuntamiento que ponga en marcha proyectos paralizados en el barrio, como el centro cívico de la zona sur o la búsqueda de una ubicación concreta para una futura escuela infantil. Según indicó su presidente, Jesús Calvo, el solar en el que se iba a construir el centro escolar, acogerá finalmente la sede de la Escuela Oficial de Idiomas. Calvo también anotó que las obras realizadas en el distrito por los trabajos del Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) «no han ayudado tanto como se esperaba. De hecho, algunos proyectos no se han ajustado a lo que los vecinos esperaban».

ARRABAL: El barrio exige avanzar para mejorar la movilidad tras encontrarse con las mismas líneas de transporte urbano tras un notable aumento de población. Ese es uno de los cambios que reclama la asociación de vecinos. Su presidente, Rafael Tejedor, explicó que el distrito necesita avanzar «para mejorar los servicios y la movilidad». Afirmó que el ayuntamiento debería especificar qué planes maneja en este campo «cuanto antes, sobre todo en lo referente al tranvía». Tejedor destacó la paciencia que han tenido los vecinos con las obras del FEIL, cuyo resultado es «muy beneficioso para el barrio».

CASCO VIEJO: No todos los barrios tienen las mismas necesidades, y prueba de ello es el Casco Histórico, el presidente de cuya asociación de vecinos, Javier Rodríguez, sostiene que este distrito «tiene unas características especiales y la inversión en la situación social es más importante que las reformas». La exclusión social o la falta de comercio en las calles «son problemas que también debería tener en cuenta el ayuntamiento, y más en tiempos de crisis». De todas formas, las obras de mejora en calles del Casco Histórico también son bien recibidas por los habitantes del barrio.

CASETAS: Los vecinos valoran de forma positiva las inversiones realizadas este año en el barrio, en el que se han adecentado zonas como el paseo Ciudadano, se han mejorado los colegios públicos y se han realizado obras en el paso a nivel del tren. La principal reclamación del distrito es el acondicionamiento de algunas infraestructuras como el pabellón deportivo. El presidente de la asociación vecinal, Juan Antonio Cabrejas, explicó que el colegio público precisa la instalación de un aislamiento y apuntó la posibilidad de poner hierba artificial en el campo de fútbol como medida de ahorro.

DELICIAS: Los vecinos reclaman al ayuntamiento zaragozano la puesta en funcionamiento del centro deportivo de las esquinas del Psiquiátrico. El presidente de su asociación, José Luis Zúñiga, explicó que los habitantes no entienden por qué sigue cerrado cuando las obras del edificio finalizaron hace un año. Por otro lado, Zúñiga destaca como positivas las obras ejecutadas con el Plan E, algunas de las cuales eran reclamadas desde hace años. La asociación espera que los meses que han durado los trabajos realizados en la avenida de Madrid sirvan para que los reventones de tuberías y los cortes de tráfico tarden en regresar.

LAS FUENTES: Que se tenga en cuenta la opinión vecinal para trazar planes es la principal reivindicación de la asociación de vecinos de Las Fuentes, cuyos responsables sostienen que los habitantes del distrito son una pieza clave que debería ser tenida en cuenta a la hora de planificar la movilidad por obras. Su presidenta, Nieves Boj, afirmó que «ellos son los que mejor conocen sus necesidades y los planes no siempre se adaptan a los vecinos, especialmente a comerciantes, ancianos o personas con movilidad reducida». Las Fuentes solicita la finalización del Corredor Verde, además de la revitalización de zonas deterioradas.

SAN JOSÉ: La asociación de vecinos considera que el consistorio no ha hecho inversiones relevantes para los 70.000 habitantes del barrio y reclama un aumento de los recursos económicos destinados a la rehabilitación de viviendas y edificios envejecidos. Su presidenta, Isabel Aína considera prioritario prolongar la avenida Tenor Fleta para conectar con el tercer cinturón con el objetivo de reducir la intensidad del tráfico en el camino Miraflores.

VALDESPARTERA: La asociación vecinal reclama más equipamientos para atender el progresivo aumento de población. Su presidente, Alfonso Hermosilla, destacó la afección que generan en el barrio las obras del tranvía. «Al final el distrito saldrá recompensado, pero mientras llega el momento, el ayuntamiento debería buscar soluciones eficientes», dijo.

FABZ: La Federación de Asociaciones de Vecinos y Barrios de Zaragoza valora negativamente la gestión del equipo de gobierno PSOE-PAR en aspectos como el recurso a la recalificación de suelo como medio para obtener recursos con los que financiar inversiones, la propuesta de privatizar la gestión de los equipamientos deportivos, el espíritu castigador de la ordenanza cívica o las dificultades para conocer el estado de ejecución del presupuesto. Por el contrario, consideran positiva la actuación de la coalición en materia de movilidad, en la que destacan la ampliación de la red de carril-bici, el inicio de las obras del tranvía o el acuerdo para financiar la construcción de la estación de Goya.

UNIÓN: La Unión Vecinal Cesaraugusta cree que el ayuntamiento no debería desperdiciar los edificios vacíos de la ciudad. Su presidente, Manuel Ortiz, propone recuperar «los locales de policía vacíos» y que los juzgados no pueden ir a Ranillas «mientras haya huecos en el centro». También ve «abandonados» proyectos de equipamientos en algunos distritos y reclama información sobre el futuro campo de fútbol.

Los retos pendientes del Plan Integral

elperiodicodearagon.com: La dinamización de San Pablo, el apoyo al tejido social, los solares y la limpieza.

Traspasado ya el ecuador de la legislatura, el alcalde Juan Alberto Belloch tendrá que pisar el acelerador si quiere que al Plan Integral del Casco Histórico se le quite la etiqueta de «paralizado». Ha dado un primer paso, destituyendo a su concejal Laureano Garín de Planes Integrales y delegando en el presidente de la junta de distrito, el concejal de IU, Jose Manuel Alonso. Este deberá agilizar intervenciones y decisiones.

1. Solares vacíos y edificios abandonados

Son múltiples las causas que influyen en la degradación de una zona, pero entre ellas destaca la existencia de solares vacíos. Se calcula que en el Casco Histórico existen alrededor de 200 parcelas sin edificar, algunas de ellas de amplia magnitud y situadas en lugares estratégicos, como por ejemplo la parcela de unos 500 metros cuadrados ubicados entre las calles Libertad, Estébanes y Cuatro de Agosto. Uno de los retos es garantizar que una vez transcurridos dos años sin edificar, el consistorio pueda expropiarlos y presionar así a los propietarios.

Asimismo, los focos oscuros que se genera en torno a edificios abandonados, como por el antiguo cuartel de Pontoneros, también contribuyen al deterioro.

2. Dinamización del comercio y nuevas ideas

Sin pequeño comercio y actividad empresarial no hay vida en un barrio. De ahí que San Pablo necesite la aplicación de los proyectos de dinamización comercial previstos. El centro cultural dedicado a la música de Las Armas, junto con los locales a bajo precio de alrededor, será un buen revulsivo, pero no suficiente como para irradiar energía a un barrio en el que siguen predominando los locales vacíos (municipales y privados). Los colectivos sociales han realizado propuestas, desde la implantación de oficinas para jóvenes emprendedores a la especialización de la zona (mercado de flores, de oficios antiguos…), pero ninguna de estas ideas se ha puesto en funcionamiento pese a que programas como el de música en las plazas han registrado un éxito rotundo.

3. Apuesta por la política social y laboral para evitar guetos

En el Casco Histórico confluyen un elevado porcentaje de población envejecida y también inmigrante, que en numerosas ocasiones habitan viviendas que no cumplen con las condiciones mínimas de habitabilidad. Carecen de ascensores y de adecuados aislamientos, presentan daños o carecen de espacios de ventilación. Rehabilitarlos cuesta dinero y, aunque el Ayuntamiento de Zaragoza dispone de partidas para intervenciones de emergencia y de subvenciones directas, el ritmo de recuperación de las viviendas es más lento del esperado.

Esto, unido a la existencia de personas con problemas de inserción crónicos y víctimas de abandonos (de mayores), obliga a los trabajadores sociales a realizar seguimientos exhaustivos.

4. Problemas de convivencia por culpa de la limpieza

La limpieza pública sigue siendo uno de los problemas centrales del Casco Viejo, sobre todo, en el entramado de calles estrechas de San Pablo o La Magdalena. El pasado año se impulsó una campaña de concienciación de los nuevos vecinos para que se habituasen a los horarios de recogida de basura y evitasen los vertidos a la vía pública y a los solares (bajo la amenaza de sanción policial), pero todavía queda mucho que hacer. La implantación de contenedores subterráneos de basura para aquellos tramos de calle inaccesibles para el camión de FCC contribuirá a resolver el problema, pero de poco sirve si la gente continúa tirando la basura por la ventana o a solares vacíos.

5. Impulso económico y político para cumplir los compromisos

Los dos ingredientes necesarios para cumplir con todos y cada uno de los compromisos que aparecen reflejados en el PICH son partidas económicas en los presupuestos del ayuntamiento y voluntad política para tomar decisiones y desarrollar obras y programas sociales.

Durante la pasada legislatura, el plan del Casco Histórico durmió el sueño de los justos, limitándose a mantener las partidas de colaboración con los colectivos sociales del barrio. En este ejercicio, el distrito sí ha recibido una fuerte inyección económica, pero habrá que ver si se repite en los años sucesivos y, lo más importante, si se materializa en ideas que se lleven a la práctica y reviertan en la revitalización del barrio y en la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.

Objeciones vecinales al Plan del Casco Antiguo

El Plan Integral de recuperación del Casco Viejo zaragozano no para de hacer aguas cuando no lleva ni un año funcionando. Por lo pronto en un análisis de la asociación de vecin@s Lanuza-Casco Viejo que refleja opiniones recogidas entre el vecindario de la zona se denuncia la nula participación vecinal en el proyecto. El foro de participación sólo llegó a renirse una vez y en la fase de ejcución no toma parte ninguna organización vecinal. Además se recogen importantes deficiencias en el tema de vivienda y medio ambiente donde los problemas de especulación y degradación siguen siendo muy graves. Otro grave problema como es la inserción social de las grandes capas de marginación del casco Histórico aunque ha mejorado necesita de mayores servicios especialmente en temas como una deficiente escolarización con planes de reforma poco preparados. Destacar que la antaño tan defendida y reivindicada Policía de Barrio es denunciada como una inversión costosa que merece el siguiente comentario “para poner multas no hace falta ese desembarco y despilfarro de recursos”.

Podría empezar polémica rehabilitación

La Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó el llamado plan especial para Madalena-Tenerías, una de las partes más degradadas del casco Viejo zaragozano. La principal actuación contemplada es la rehabilitación del antiguo convento y cuartel de San Agustín que conserva, aunque en muy mal estado, importantes elementos arquitectónicos de los siglos XIV, XVI, XVIII y XIX. En los alrededores, además, probablemente se encuentren con profusión restos romanos, musulmanes y medievales, al ser la parte más antigua de la ciudad. La Asociación de Vecin@s Lanuza-Casco Viejo ha denunciado que el equipo de gobierno municipal pretende aprovechar el plan de recuperación para construir 69 viviendas en el entorno de la plaza de San Agustín, lo que obliga a derribar el acuartelamiento del siglo XIX, anexo al convento. L@s vecin@s señalan que el plan general de ordenación urbana no permite la construcción de viviendas en esa zona y reclaman que, al menos, de edificarse dichas viviendas se haga respetando el entorno. El Ayuntamiento se sirve de la excusa de repoblar el Casco Viejo para favorecer la construcción de las casas. La experiencia en la zona de la Madalena confirma que no se está repoblando el barrio, sino cambiar habitantes con escasos recursos económicos por otr@s más pudientes. Los solares y casas deshabitadas de la zona están ya en manos de unas pocas empresas inmobiliarias, listas para aprovechar los planes municipales de rehabilitación para lanzarse a una de las mayores operaciones especulativas de los últimos tiempos en Zaragoza. Según fuentes vecinales, las 69 viviendas de San Agustín acompañarán a otras 500 que se están construyendo en los terrenos del antiguo cuartel militar de sementales, a pocos metros de la Madalena, en una maniobra urbanística que no parece fruto de la casualidad y que tiene muy poco que ver con los argumentos municipales de mejorar el nivel de vida de la zona y conservar el patrimonio histórico de la ciudad.