El ayuntamiento quiere destruir el barrio de San Pablo

Andamio en la calle Pignatelli 78

Con tremenda indignación nos enteramos por los medios que el consejero de urbanismo ha decidido derribar la fachada catalogada del numero 78 de la calle Pignatelli, este viernes 13 de septiembre.

En dicha fachada se encuentra un andamio municipal que sujeta una fachada catalogada como bien de interés medioambiental de propiedad privada, detrás de la cual se encuentra un solar. El andamio que originalmente se coloco de emergencia ante un posible derrumbe lleva 16 años en el mismo sitio.

En el transcurso de todos estos años se han presentado decenas de escritos solicitando al ayuntamiento la retirada de este andamio y la construcción de viviendas en el mismo espacio. Pero con una cosa clara: la fachada debe protegerse, y los costes deben ser sujetos por el propietario. Durante estos años los propietarios de esta fachada-solar han sabido esquivar la norma que establece que se debe construir como en máximo dos años.

Es ahora en esta legislatura cuando el ayuntamiento ha decidido tomar las medidas para la retirada del andamio, pero además ha decidido el derribo la fachada protegida. «Vergüenza ajena» sentimos al escuchar al máximo responsable de urbanismo decir con gran facilidad que la fachada se derribará.

Por ley es el ayuntamiento quien debe defender el patrimonio urbanístico, como es esta fachada, sin embargo este gobierno ha decidido su destrucción.

Resulta en un despropósito que prive los intereses particulares especulativos, antes que el bien patrimonial-cultural de Zaragoza. El derribo de la fachada facilita a sus propietarios la construcción y/o venta de este solar. Estamos hablando de urbanismo a la carta.

Nuestra asociación exige la paralización inmediata de las obras en esta fachada hasta que se garantice su protección. Y en esta línea empezará a movilizarse por todos los medio que estén a nuestro alcance.