BASTA DE ABUSO POLICIAL

BASTA DE ABUSO POLICIAL
BASTA DE ABUSO POLICIAL

Desde la Asociación Vecinal de la Madalena «Calle y Libertad» y Derechos Cíviles de Zaragoza os animamos a que asitaís y difundaís esta convoctoria en nuestro barrio.

ABSOLUCIÓN KHADIM ,
BASTA DE ABUSO POLICIAL
Concentración: Lunes 1 de diciembre, 20:00h, Plaza de la Madalena.

Una vez más los agentes del orden, en este caso la Policía Local de Zaragoza, ha usado su fuerza con total impunidad. Una vez más han vuelto a golpear y a torturar.

Kadhim estaba sentado con su amigo, el jueves 13 de noviembre, en un banco de la Plaza de la Madalena. Los agentes se dirigieron a ellos y empezaron a increpar a Kadhim, instándole a que se levantara, instándole a que se fuera. Khadim permaneció sereno, sentado, “no lo puedo dejar aquí”, decía, “es de mi pueblo”. No agredía, no insultaba, tan solo acompañaba a un compañero que se encontraba en mal estado. Sin mediar más palabras uno de los agentes empezó a golpear a Khadim.

Todo esto sucedió sobre las 22 de las noches, pero la actividad policial no termina aquí. Después de que la policía se fuera de la plaza, Kadhim y su amigo se quedaron un rato ahí, hablando con los testigos que ahí había. Luego se dirigieron hacía el albergue, y entonces comenzó la tortura.

Estando en la puerta aparecieron varios agentes de la policía Local de Zaragoza, así como agentes de paisano.

«Me ordenaron que pusiera mis manos en la pared, que sacara todo lo que tenía en los bolsillos y me quitara la chaqueta. Saque todo lo que tenía en los bolsillos, me quité la chaqueta y puse mis manos contra la pared. Un agente me cacheó de arriba abajo, me hizo quitarme las zapatillas, cogió mi cabeza y me la puso contra la pared fuertemente, presionando la misma. Mientras tenía las manos contra la pared, varios agentes me propinaban golpes con la porra por todo el cuerpo. Uno de ellos me dijo “vas a estar detenido por lo de antes” y así fui reducido en el suelo. Otro me agarró fuertemente el cuello mientras varios agentes me propinaban puñetazos y golpes en la cara y el cuerpo. A consecuencia de esto empecé a sangrar fuertemente por la nariz».

«Una vez esposado, un agente me dijo “estate quieto que te vamos a atar los pies”, el agente comenzó a atarme los pies con una cinta blanca. Fui introducido en los asientos traseros del vehículo de la policía. Cuando el vehículo todavía no había arrancado, un agente me dijo que me tenía que tumbar en los asientos, que no podía estar sentado. El mismo agente me obligó a tumbarme a la fuerza, para ello me rodeó el cuello y la cara con el cinturón de seguridad del vehículo haciendo fuerza para tumbarme y comenzó a hacer fuerza del cinturón tirando del mismo y me empecé a ahogar. Al mismo tiempo una agente desde fuera del coche me estaba haciendo la burla con la lengua, tirándome besos y mofándose de mí. Fui trasladado a comisaría mientras les escuchaba decir frases como “desde cuando hay negros españoles” y se burlaban de mí intentando hablar en francés y sin parar de reírse entre ellos mientras me miraban».

Todos estos hechos fueron contados por Khadim ante la Jueza del Juzgado de Guardia cuando todavía se encontraba detenido. Pese a ello, fue citado para celebrar un juicio rápido a los pocos días. Khadim se animó a denunciar a la policía local por un delito de tortura previsto y penado en el artículo 174 y 177 del Código Penal y una falta de lesiones del artículo 617 del Código Penal.

En la celebración del juicio del pasado 18 de noviembre nada importó la denuncia interpuesta ni la versión de los hechos de Khadim y de los testigos. Tanto el Juez como el Fiscal dieron total credibilidad a la versión policial. El pasado viernes 21 de noviembre el Tribunal condenaba a Khadim por un delito de resistencia a la pena de prisión de 6 meses, por una falta de daños a la pena multa de 90 euros y a expensas todavía de saber con cuánto dinero va a tener que indemnizar a la policía por la rotura del cristal trasero del vehículo policial. Cristal que se rompió durante la agresión recibida en el coche policial.

Fuimos muchas las personas que presenciamos la vileza de quien campa a sus anchas haciendo gala de una fuerza represiva que no les hemos otorgado, nadie, por desgracia, pudo presenciar su cobardía, su nocturnidad y su alevosía.

Esta claro que en sociedad el abuso de poder esta a la orden del día, golpes y más golpes. Les enseñan a pegar, a ser violentos, a maltratar, y su palabra siempre vale más que la ciudadana. Su actuación violenta siempre “es justificada”.

Los vecinos y vecinas de este barrio, La Madalena, queremos mostrar nuestro apoyo a Khadim y por supuesto criticar, una vez más la actuación policial, estamos hartas del abuso policial, tanto en nuestro barrio como en la sociedad. Si la policía actúa así es porque el que manda lo permite. Podemos hablar de muchos más casos de abuso, pero hoy nos quedamos con el de Khadim.

KHADIM ABSOLUCIÓN, BASTA DE ABUSO POLICIAL