“Un poco de historia”

Logo Asociación de Vecinos Lanuza Casco Viejo
Más de 30 años a servicio de los vecinos del Casco Historico.

Zaragoza, 17 de junio de 1982: SOBRE LA ASOCIACION DE VECINOS “LANUZA-CASCO VIEJO” DE ZARAGOZA

Zaragoza debe su formación como ciudad a su excelente emplazamiento geográfico; la confluencia de los ríos Huerva y Gállego en el sector central de la cuenca del río Ebro supone una situación óptima. Sin esfuerzo ni violencia alguna nace allí la actual Zaragoza hace 2.000 años. Aquí se desarrolla como ciudad estratégica, encrucijada de las rutas naturales de acceso a Castilla y Francia, hacia Cataluña y Levante, hacia el Norte de la península, por lo que no es preciso que pasen muchos siglos para que su personalidad se defina.

El trazado de la ciudad romana (Cesaraugusta) era un rectángulo rodeado de murallas y cortado interiormente por dos calles perpendiculares: el Cardo y el Decumano; el primero, brazo Norte-Sur, hoy calle de D.Jaime I, el segundo, brazo Este-Oeste, hoy calle Mayor y Manifestación.

Sobre este rectángulo y sus aledaños, siglo tras siglo, se ira desenvolviendo la actual ciudad de Zaragoza, sufriendo y reflejando los más diversos avatares históricos y culturales, donde pese al vandalismo, la especulación y los disparates urbanísticos de los últimos 50 años aún se conservan abundantes y notables monumentos y tramas urbanas de origen o influencias árabes, judías, vestigios romanos, edificios renacentistas o modernistas, etc y hasta barrocos.

El vertiginoso y caótico crecimiento de Zaragoza en los últimos 30 años ha configurado el llamado CASCO VIEJO, al ámbito histórico de Zaragoza como uno de los mayores y clásicos distritos de la ciudad, pero también como uno de los mas problemáticos.

Y precisamente en este difícil y conflictivo contexto urbano y social, al calor de las luchas populares de los años 70 contra la dictadura Franquista surge la Asociación de Vecinos de LANUZA-CASCO VIEJO, a primeros del año 1975. Tras vencer no pocas dificultades y obstáculos legales y administrativos, el pequeño pero animoso grupo de promotores consigue legalizar la asociación a finales de mayo de 1977.

No obstante, el pequeño grupo promotor sigue sin apenas socios, sin medios económicos, sin local. Pero no se arredra y prosigue tenazmente su labor de afiliación, repartiendo hojas en las que se señalan los problemas del barrio o distrito y haciendo ver la apremiante necesidad de la Asociación para combatirlos. El párroco del Portillo les presta una sala para sus reuniones los lunes de 8 a 10 de la tarde. Pero aquel es insuficiente y se convencen de que mientras no se disponga de un local, para dar un domicilio, donde reunirse y organizar sus actividades, aquello, la Asociación, no puede salir adelante.

Por fin la Asociación consigue salir a la luz con motivo de la campaña por la conservación del Mercado de LANUZA o CENTRAL, en la que colabora activa y decisivamente en la recogida de firmas, pancartas, en la mesa redonda del Pignatelli, etc. Asociando casi todos los detallistas del mercado y más vecinos del sector. Pero la activa participación de la asociación en la popular campaña por salvar el Mercado central contrario al párroco del Portillo que en precario daba cobijo a la Asociación, hasta el punto de ser lanzados a la intemperie.

Y es ahora cuando se precisa un local a toda costa. Como no se tiene dinero para pagar el alquiler, la Junta Directiva se presenta en el Ayuntamiento y solicitan un local donde poder reunirse, bien sea en el antiguo mercado de Pescados de la plaza de Santo Domingo, una sala del Ayuntamiento Viejo en la misma plaza, un aula en cualquiera de los numerosos colegios municipales del distrito que se cierran a las 6 de la tarde, ya que ellos sólo lo van a utilizar a partir de las 7 o las 8. Pero el alcalde les niega toda posibilidad.

Los socios fundadores deciden aportar una ayuda extraordinaria a fondo perdido y así consiguen alquilar un local por 10,000 pts. Mensuales en la calle Boggiero. El día de la inauguración se consigue una gran asistencia y se incrementa en número de socios. Incluso uno de ellos ofrece un local de su propiedad por 6.000 pts. De alquiler en la calle Predicadores nº 17, un antiguo almacén de aceites que requiera no obstante no poco esfuerzo y dinero para adecuarlo, para lo cual se precisan toda suerte de ayudas, colaboraciones e iniciativas, como salir los domingos con mesas a vender claveles, globos, tarjetas de ayuda, etc.

Por fin, ya con el local se comienza a funcionar normalmente; se organizan exposiciones, teatro, fiestas infantiles; se estructuran las comisiones de juventud, sanidad, cultura, etc, si bien la batalla principal del barrio recae sobre la comisión de urbanismo.

Tras tantas vicisitudes, ya con local propio, la Asociación logra consolidarse y desarrollar una notable actividad ciudadana. Pero a comienzos de 1979, por la negligencia de algunos de sus directivos, el funcionamiento y la actividad de la Asociación decae, deviene la desafiliación, hasta el extremo de que proviene el desahucio del local por falta de pago.

A comienzos de 1981 un grupo reducido de sempiternos partidarios de mantener la Asociación, pero de nuevo sin local, sin socios y sin dinero.

Sin embargo, últimamente cabe destacar las gestiones y actividad realizadas cerca del vecindario del Centro Histórico y del Ayuntamiento de cara a la limpieza y el control de los solares y de las medidas de higiene y sanidad de las barriadas mas deterioradas; la organización de las primeras fiestas populares del CASCO VIEJO durante la primera semana de octubre de 1.981 con estimable éxito; las gestiones para la creación de un Centro Social para el Casco Antiguo de Zaragoza en colaboración con el Ayuntamiento; la destacada contribución y participación en torno al Plan Especial de remodelación del Centro Histórico de Zaragoza; la consecución, por fin, de locales para la dominación de la asociación en los bajos de San Vicente de Paúl nº 13, cedidos con carácter provisional por el Ayuntamiento, lo cual nos va a permitir desarrollar y consolidar la Asociación y su actividad, así como programar toda suerte de actividades ciudadanas, sociales y culturales.

Asimismo es preciso destacar el respaldo y participación de la Asociación de Vecinos LANUZA-CASCO VIEJO en la promoción de la Casa de la Juventud CASCO VIEJO y de la Comisión de Cultura del Distrito “CASCO ANTGUO” de Zaragoza.”

Este escrito tiene cerca de 30 años y nos muestra el talante que ha tenido y sigue teniendo nuestra asociación. Con sus luces y sus sombras, con sus confianzas y recelos la Asociación Lanuza – Casco Viejo sigue involucrada en los aconteceres de nuestro querido barrio. Muchas de las propuestas que antaño se planteaban hoy son una realidad, otras siguen pendientes en esa larga cola de proyectos e ilusiones que nunca se acaban. Hoy seguimos luchando por una vivienda digna, libre de la temida especulación, por una escuela pública en la que no exista la marginación. Luchamos para sensibilizarnos en nuestro patrimonio arquitectónico, por nuestra vida popular y por esas nuevas formas de ver la cultura. Luchamos por aquellos vecinos que mas lo necesitan en estos momentos difíciles que la crisis nos ha traído. Asumimos con positividad la interculturalidad que nuestro entorno tiene y que da cabida a una mayor riqueza en nuestras vidas. Apoyamos proyectos culturales que inundan nuestro barrio y damos cabida en nuestros locales a aquellos grupos que lo necesitan. En definitiva una asociación de todos y para todos que pretende ser reivindicativa ante una administración cada vez mas reticente.