El Centro Infantil “GUSANTINA”

El Centro Infantil “GUSANTINA”. Este es otro de los servicios promovidos por la Asociación de Vecinos “Lanuza- Casco Viejo” y también se sitúa en medio del barrio, en el casco antiguo de la ciudad, acogiendo niños y adolescentes de entre 3 y 16 años.

Junto a las actividades clásicas que allí pueden encontrar los niños, Gusantina se dedica a hacer descubrir y vivir las diferentes culturas que conviven en el barrio. Para ello se desarrollan actividades, juegos, exposiciones ligadas al trabajo escolar de los centros educativos del barrio, que facilitan el conocimiento de la cultura de cada uno. Este soporte en el trabajo que se realiza en la escuela se convierte en hilo conductor para descubrir la cultura del otro de la forma más lúdica y espontánea, con lo que también favorece el nacimiento de relaciones más estables.

Su trabajo se desarrolla tanto en el tiempo extraescolar, como en torno a actividades novedosas relacionadas con el conocimiento y el reconocimiento de niños de diferente origen (gitanos, árabes o zaragozanos), como también en contacto con las familias, para facilitar a los padres expresarse, a menudo con las mismas dificultades que sus hijos.

Gusantina pretende hacer un trabajo global y, por tanto, sin hacer separaciones con los padres de los niños inscritos, pone a su disposición lugares de expresión, posibilidades de acceso a cuidados higiénicos (con un servicio de ducha para los que carecen de ella), y ayuda para modificar determinadas actitudes para hacerse comprender y ser mejor aceptados.

Gusantina quiere ser un lugar suplementario en el barrio de estimulación, de curiosidad, de saber, con un aprendizaje agradable y próximo a cada niño.

Reseña Histórica:

1989 – 90: Comienza con un trabajo de encuentro en la calle, a través de actividades deportivas y juegos de calle. La organización religiosa “Caritas” había organizado una Colonia Urbana durante el verano y se planteaba el problema de dar continuidad a este tipo de iniciativa.

Se consiguió un local situado en la calle San Agustín y haciendo un anagrama de sus letras surgió el nombre de “Gusantina”, que también se asocia al nombre de un gusano pequeño o gusanito y que ha permanecido como símbolo del Centro.

1990: En esta época unos 30 voluntarios crean la biblioteca, juegos,…

1991: Ludoteca y biblioteca para niños de 6 a 12 años, con apoyo a las familias y apoyo escolar. Los voluntarios están presentes en la calle los días en que los niños no tienen colegio.

1992: El local se agranda incorporando unas duchas y un local para los educadores. En esta época se van profesionalizando los animadores y siguen colaborando los voluntarios.

1993: Se abre el Centro para niños de 3 a 16 años.

En la actualidad el Centro cuenta con 14 profesionales y aproximadamente 40 voluntarios. Cada profesional ha sido voluntario con anterioridad y suele dedicar normalmente horas suplementarias no retribuidas. La directora tiene una titulación de maestra y el equipo está compuesto por diversos profesionales (maestros, educadores, asistentes sociales,…), que enriquecen su perspectiva profesional y aportan una riqueza de ideas en la elaboración de las actividades.

El Centro Infantil funciona con cuatro programas:

El Tiempo Libre: Dispone de una ludoteca para niños de 3 a 6 años, una ludoteca para los de 6 a 12 años y también una biblioteca para los de la misma edad.

El trabajo en el tiempo libre pretende, ante todo, respetar al niño. Algunas tardes llegan a participar en las actividades 70 niños, sobre todo en verano, cuando el tiempo se presta al reposo o al esparcimiento. En la biblioteca se practica la animación en torno a la lectura, por grupos de edad, con salidas semanales a la calle, donde se leen cuentos. Sus útiles de animación son una alfombra, una maleta y juegos de aprendizaje.

Los jueves por la tarde o los días en que los niños no tienen clase, el equipo se desplaza para intervenir en los lugares donde se concentra la población, como plazas o jardines.

La Calle: Cuyo programa se llama “Camarón” (nombre del célebre cantante flamenco) y que cuenta con la práctica de deportes, los educadores de calle y el “Autobús Amarillo”.

Los educadores y animadores tratan de desarrollar otros deportes diferentes al fútbol. La educadora de calle trabaja conjuntamente con el educador de calle del Centro Sociolaboral. En la calle no trabajan los voluntarios.

Hemos de destacar una actividad novedosa y atractiva que merece ser más conocida y divulgada. El Centro Infantil ha recuperado un “Autobús Amarillo” para desplazar a los niños, los juguetes y los juegos a los parques públicos de Zaragoza, entre los meses de Mayo y Septiembre. Cuando el tiempo y las vacaciones lo permiten, los niños utilizan este espacio común, que son los jardines, para sus actividades. Esto provoca inevitablemente el interés de los otros niños que están en el parque con sus madres y que pueden unirse para participar en los juegos.

Es importante que las madres participen en los juegos y en la animación permitiendo a los niños hacer compañeros de juegos que eviten su aislamiento; esto se consigue con pocos medios (bolsas de basura, papel reciclado, música,…), mucha imaginación y talento.

Lograr el encuentro de todos los niños, sin importar su procedencia o clase social, y posibilitar otra perspectiva entre sus padres, constituyen el objetivo esencial de esta fórmula.

El Apoyo a las Familias: Dos veces por semana los familiares de los niños acuden para recibir diversas informaciones. Funcionan varios grupos de corte y confección, de gimnasia, de alfabetización y formación básica y un grupo de madres que se reúnen en cafés-tertulia, con el objetivo de que acudan regularmente y entren en relación entre ellas.

El seguimiento de las familias se hace en base a objetivos en relación o conectados a los objetivos fijados para sus propios hijos, dándose, pues, una transversalidad. Los temas a trabajar se centran en las relaciones familiares, la higiene o la relación de la madre con el hijo, a través del servicio de duchas.

El Centro Gusantina trabaja para crear una verdadera red social en la zona y el barrio que permita trabajar con las familias.

·  La Escuela: Con un trabajo en dos frentes, por una parte luchando contra el absentismo escolar, en colaboración con la comisión institucional que se ocupa del tema, y trabajando en colaboración con los centros escolares del barrio, por ejemplo, mediante visitas de alumnos y profesores al Centro, seguimiento y apoyo o en el planteamiento de objetivos pedagógicos.